Vacaciones, política y comunicación

Ver más
Pedro G. Magro
Consultor de comunicación

26 de julio de 2022
Política

En plena ola de calor parte de la ciudadanía ya disfruta de las vacaciones de verano mientras que otra tienen el consuelo de ver como se acercan esos anhelados días de descanso. También es el caso de las personas que son cargos públicos y que no son ajenos a esos días de vacaciones para compartir unos días en familia y con las amistades más cercanas. La administración “para” durante el mes de agosto y las personas que ocupan responsabilidades políticas se toman unos días para desconectar y retomar fuerzas de cara a iniciar un curso político que será más largo que lo habitual, ya que no acabará con las elecciones de mayo de 2023, sino que continuará hasta que se celebren las elecciones generales a finales del próximo año.

Aunque son días de desconexión, cada vez más los políticos y políticas aprovechan las vacaciones para mostrar mensajes y valores que les acerquen al electorado y este año serán aún más cuidadosos con los detalles por ser un curso electoral.

Pero, ¿Qué puntos positivos pueden obtener los cargos públicos al comunicar sus días de vacaciones?

Humanización

Es uno de los valores que más destacan a la hora de comunicar los días de descanso. La humanización es una forma de acercar los políticos a los ciudadanos y que vean que son personas que hacen las mismas cosas que ellos. Por ello, veremos siempre las típicas imágenes en la playa, haciendo el camino de Santiago o disfrutando de un viaje por España. Si el ciudadano se ve reflejado en el político, empatiza con su situación y por tanto estará entrando en la esfera más humana de él.

El valor de la familia

Los políticos normalmente no comunican su esfera más privada, aunque es cierto que cada vez más cargos públicos sí que muestran detalles en familia, como es el caso de Yolanda Díaz, Juanma Moreno o Santiago Abascal.

No obstante, pese a las excepciones, los políticos aprovechan estos días para pasarlos en familia y es ahí cuando muestran ese vínculo con sus seres queridos. Valores como el amor, la protección o la felicidad están directamente asociados a la familia y es por ello por lo que durante estos días podremos comprobar como muestran esa cara más privada y cercana.

Potenciar el turismo y las marcas territorio

Es frecuente ver a nuestros políticos disfrutando de las vacaciones en el territorio nacional y esto beneficia a los territorios consiguiendo situar en el mapa algunos destinos turísticos. Los cargos públicos no son ajenos a la situación actual post covid, y eso les hizo apostar durante la temporada turística pasada por destinos como Galicia, Comunidad Valenciana, Andalucía o las Islas Baleares.

La esfera cultural

Cada vez es más frecuente ver como algunos cargos públicos muestran durante el año las series que visionan, el libro que están leyendo o canciones que están escuchando, pero en general nuestros representantes políticos no exhiben durante el año la esfera más privada y cultural de sus vidas.

El verano es una excepción para esto y vemos como muchos políticos y políticas muestran el libro que están leyendo durante las vacaciones o las películas de las que disfrutan junto a la familia. Además, en muchas ocasiones también acuden a festivales de música o conciertos apoyando con su presencia estos importantes eventos dinamizadores de la economía de los territorios.

En definitiva, las vacaciones son una época para desconectar y disfrutar de los seres queridos, pero los representantes públicos no deben dejar pasar la oportunidad para comunicar una serie de valores y aspectos que son positivos para sus proyectos políticos y que les ayuda a mostrar una parte más desconocida para los votantes. El sprint electoral ya ha comenzado y las vacaciones, pese a ser un periodo para la desconexión, son una oportunidad para acercarnos al electorado y conseguir que simpaticen con nuestro proyecto a través de las emociones. Esperar a septiembre es desperdiciar semanas de verano que pueden ser vitales para ganar en las #Elecciones2023.